divendres, 30 de març de 2007

Les arestes de l’Església

Finalment ahir vaig poder obrir el llibre Eclesiología. La sacramentalidad de la comunidad cristiana (Ediciones Sígueme). Després de setmana santa farem la conversa per Foc Nou amb el seu autor, Salvador Pié. Segons diuen alguns que hi entenen és un llibre d’aquells cridats a convertir-se en una edició de referència. Una bona notícia pel prestigi de la Facultat de Teologia de Catalunya i de Universitat Gregoriana de Roma on Pié fa classe.

Evidentment la meva lectura del llibre serà periodística i no teològica. I el més probable és que em salti algunes pàgines (bé... segur). Però potser per això em va cridar l’atenció l’inici del llibre. Té un gran mèrit que la primera frase d’un manual de teologia et faci agafar ganes de llegir les 626 pàgines de lletra atapeïda que segueixen. La manera d’aconseguir-ho de Pié ha estat triar unes quantes frases clau que destaquen els temes candents de l’eclesiologia, obren preguntes, i desvetllen algunes de les arestes que l’Església actual té pendent de llimar. A més, el pròleg explica clarament el que es pot esperar de la lectura del llibre i des de quin punt de partida eclesial es planteja l’estudi.

Aprofito que tanco aquest bloc per vacances i us deixo les frases perquè hi donen voltes vosaltres mateixos. Jo no, però el bloc farà unes vacances com Déu mana, és a dir, incloent-hi la setmana de Glòria. Per escoltar el misteri de la Setmana Santa també fa falta silenci. Ens retrobem en l’alegria de Pasqua.


-Crist si, l'Església no? Creure sense pertànyer?


-L'Església és en Crist com a un sagrament, signe o instrument de la unió íntima amb Déu i de la unitat de tot el gènere humà (Lumen gentium 1).

-L'Església és una complexa realitat formada per un grup visible i una comunitat espiritual (Lumen gentium 8).


-L'Església, com la lluna, és reflex "semiobscur" del sol Jesucrist (Bonaventura de Bagnoregio).

-Oh barqueta meva, que mal carregada vas! (La divina comèdia).

-Con la Iglesia hemos topado, Sancho! (Don Quijote de la Macha -a l'original de Cervantes "Con la iglesia hemos dado... ").


-Res humà sobreviu si no és de manera institucional (P.L. Berger).

-La institució eclesial com a signe de l'Esperit de Crist que identifica, incorpora i allibera el creient (M Kehl).


-L'Església és una comunitat d'amor (Benet XVI, Deus caritas est).


-Tot el bé que el poble de Déu pot aportar a la família humana en el temps de la seva peregrinació terrena, deriva del fet que l'Església és "sagrament universal de la salvació (LG 48)" (Gaudium et spes 45).



Eclesiología. La sacramentalidad de la comunidad cristiana. Salvador Pié-Ninot. Lux Mundi, n. 86. Ediciones Sígueme. Salamanca, 2007.

4 comentaris:

Daniel Palau ha dit...

Un gran llibre, sense cap mena de dubte; el tinc i ja n'he començat la lectura. Indiscutiblement una bona peça, harmoniosa, puntera, actual.

Jordi Llisterri i Boix ha dit...

Arribar a la pàgina 156 confirma la primera impressió.

Pauper maestus ha dit...

Nuevo post en De Bello Pallico 03/04/07

http://debellopallico.blogspot.com/2007/04/prudentius-en-el-corazn-de-brcino-o.html

PRUDENTIUS EN EL CORAZÓN DE BÁRCINO o GRASSUS Y LOS TRES CALDEROS DE PLATA

Comienza, queridos lectores, una serie intermitente pero regular de relatos de viajes que se inician, como no podía ser de otra manera, con la visita de Prudentius y sus compañeros al corazón de Bárcino para asistir a la Misa Crismal que nuestro Praetor Grassus acompañado de su Quaestor el auxiliar Cursus y de 3 mitrados eméritos han celebrado en el Alma Mater de todas las iglesias de la ciudad y la diócesis, la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Santa Cruz y Santa Eulalia.
El bellísimo marco gótico de nuestra Sede Catedralicia aguanta todo, dilectos compañeros. Era lo único que esta mañana de Martes Santo lucía con belleza y elegancia. Porque ni nuestro recién restaurado órgano de factura hispánica acompañaba. Jornada sombría y lluviosa, comenzó con el Ingreso de Grassus por el Portalón del Coro, en Procesión de Entrada, intentando saludar a unos sacerdotes que permanecían lógicamente de espaldas y mirando al altar: él, sin embargo, buscaba correspondencia a sus saludos. Con un horripilante canto de entrada, disonante y desgarrador, factura Domingo Cols (como casi absolutamente todo el conjunto de las piezas musicales), poco participadas por un clero, tan pasivo como envejecido. El organista intentaba rellenar los vacios musicales con "jeu de plein" que más parecían las triunfantes músicas de Ben-Hur que refinadas composiciones propias del conjunto catedralicio. Un "chantre" von voz desgarrada y chillona, sin ninguna dote de quironímia, hacía intentos para sonsacar del respetable presbiterio alguna ilusión en el canto. El mismo "éxito" para un salmista laico con bigote y a sueldo, que se perdía en el orden de los cantos, y en el tono de inicio de las interpretaciones. El venerable canto gregoriano, recomendado en la Sacramentum Caritatis, ausente casi por completo. Un ya muy permanentemente enfermo (lo lamentamos) diacono Urdacius con sus barbas rompía (nunca mejor dicho) con un Christe audi nos, Christe exaudi nos al final de la Renovación de las Promesas. ¡Cómo se echa de menos el “O Redemptor sume Carmen”!. Mientras en el altar un desorden completo: Seis seminaristas, mayores con menores, intentaban entender las indicaciones de Arenas y Vives, que vistiendo cada uno a la suya, uno con alba-cogulla crema y estola dorada, otro con alba blanca cingulada y estola blanca intentaban coordinar una ceremonia "sesentayochesca" carente de todo orden y belleza. Los seminaristas teólogos, mezclados en el coro intercaladamente junto a los concelebrantes, parecían ajenos a cualquier misión en la celebración. Mientras Grassus, nervioso, acelerado, sin esperar al tono musical en las pocas oraciones solemnes que intentaba cantar, basculaba desconcertado en el Presbiterio.
Un capítulo destacado merece una Homilía sin vida, de cajón, lleno de citas comunes, marcadas por un ritmo de entonación con voluntad enfática pero escuchada por poco interés por un presbiterio apagado y ceniciento. En medio del sermón una crítica a la "dureza de corazón y a la falta de misericordia" con que los diversas sensibilidades eclesiales se tratan entre si, esta debía ser una cita al recién publicado documento de los obispos catalanes, tema que trataremos durante el tiempo pascual.
El sermón incluía una exhortación a modelar una pastoral vocacional más ilusionada, siempre desde la oración, lo que es lo mismo que decir desde ninguna concreción. Ninguna propuesta, ninguna directiva, ningún cambio de orientación. Este era el aperitivo de una defensa del Seminario y del equipo actual que obviamente ha sido la característica más singular de su homilía así como de las últimas palabras de agradecimiento a Mn. Valenti Balaguer que haciéndose eco de todos los que celebraban sus Bodas Sacerdotales ha tratado de resumir el espíritu de ese tercio de curas que entre muertos y desaparecidos han quedado de aquel curso de ordenados entre marzo y septiembre, entre Témporas y Témporas del 57. ¡Que escenario y qué colofón tan tristes! Eso si, la entrega de los libritos de regalo a los homenajeados, entrega tan rápida como rápido su destino al polvo de las estanterías, ha querido Grassus, estuviese marcada por una claramente ficticio y efusivo abrazo con palmaditas incluidas.
Todo ello para acabar con una procesión al Claustro con cantito alemán incluido (Victoria és la nostra fe) con el fin de escuchar la ultima admonición de Grassus a tratar con respeto los oleos y escuchar un "Prosit" con la popular sonrisa Profiden de costumbre (y aplausos de cortesía).
¿Los más descontentos de todos? ¿Nosotros, acaso? Pues no. La izquierda presente. Que aunque sabe tiene el control de los centros de poder, sabe que no se perpetuará si Grassus no obtiene todo lo que ellos necesitan para perpetuarse en el futuro, pues saben que por esporas no podrán hacerlo. La izquierda progresista, permanece seria y circunspecta, porque empieza a darse cuenta de que Grassus es fuego fatuo (como ya sabían) pero ya manifiestamente estéril porque en Roma van con pies de plomo con todo lo que respecta a Barcino. En el coro, la actitud "pasota" y desinhibida, como riéndose de todo, y a la vez preocupada de los rostros de Fontbona y Romeu eran un maravilloso reflejo de lo que se cuece en la madriguera del áspid, en el "cau de l´escorçó"...
¿El gran ausente? El cardenal Carles, Trémolus, para los amigos. Que quizás ni ha sido invitado para no descomponer el protocolo de preferencias, y que no podría estar presente en una "tan maravillosa muestra de comunión" de un clero que no acudía a sus "crismales", como no nombraba a Don Marcelo en el canon en su momento, pero que ahora arropaba a su tan querido como parece ser que ineficaz Grassus Profidentissimus.
Pero Carles, ayer ya se despachó a gusto con Pepe Collado en la Cope, hablando de cosas realmente hermosas y recordando con cariño y espíritu filial a Juan Pablo II en el aniversario de su fallecimiento. ¿Cuando una calle con su nombre? Nos referimos al Papa, mal pensados...
¿Y de las absoluciones generales? Nada de nada monada, y aquí no ha pasado nada.....Y de mona, solo la de Pascua. Feliz Martes Santo en Betania...

Anònim ha dit...

Acabada la penitencial, con confesion individual, una reunion con el equipo de liturgia y acabadas ciertas tareas de estos dias...y previo a las completas, m puse a leer debello.
Deciros que ayer estuve en tarragona, que diferencia!!!Pujol ven! y que se lleven a grassus!
Varios aspectos a comentar, uno muy significativo era que de los que celebraban los 25 en bcn solo habia uno y en tgn eran bastantes; porque??? xq en bcn hace 25 años mandaban las lobas que amamantaron a barcardit, turull(y todos los equaces vives) que desolaron los seminarios. Casualidades de la vida!Si "Prats and company" (baratos. frios o tibios jajajaj). Pues nada, que aqui a 25 años, aqui estaremos para recordar el vacio de sistach y sus niñatos.
Nada que ver la homilia del primado( si sistach, que es arzobispo y tb primado)algo mucho mas substancial que la homilia de hoy, que por cierto ya se la escuchado.
Y la liturgia! mucho mas brillante en tgn, donde xcierto tb habia musica de mn cols(el otro dia en claret m compre sus memorias y menudo repaso a la fanfarria capitular barcelonina), y era vibrante.
Otro aspecto a remarcar, que su izquierda adormecida por sus ordenes de silencio y aqui todo va bien, habian pocos...pero los semper fidelis tb estaban, espero que sistach se quede con todas las caras, que nosotros somos mas!
Bueno queridos, esperemos que el año q viene no tengamos q renovar nuestras promesas ante ningun auxiliar pro-grassus, que carreras este jubilado y deje aire fresco en cc y radio estrella, y que con suerte supina grassus vista de rojo, pero en roma, celebrando como manda la iglesia la memoria de juan pablo II