dimecres, 13 de juny de 2007

La tomba de Jesús. I què?



Acabo de veure el polèmic documental que ha emès dimarts a la nit A3 sobre la tomba perduda de Jesús. Vaig a tancar l’ordinador per anar a dormir i se m’acudeixen dues reflexions.

Una. Potser hi ha alguna possibilitat de que existeixi i s’hagi trobat una tomba de Jesús i la seva família; del seu fill i tot. Però encara que fos així, això no fa trontollar de cap manera la creença en la resurrecció. Primer perquè és fe, raonada, però fe, i uns ossos no desmunten la possibilitat de la resurrecció.

Dos. Una cosa que no em quadra. El documental s’enfoca a fer lligar tots els detalls i possibilitats de què allò realment fos la tomba de Jesús. Però, en canvi, quan vas a Terra Santa, una de les coses que t’expliquen és que un dels criteris per distingir els veritables llocs sants i dels que són només boniques tradicions, és l’inici de la devoció. És a dir, que les localitzacions més certes són les que es pot demostrar que els primers cristians ja hi tenien una veneració especial. Si realment hagués existit una tomba de Jesús, com pot ser que no hagués estat objecte de veneració transmesa al llarg dels segles? És possible que quedés en secret o en l’oblit? I, si va ser un engany dels evangelistes, com és que no hi ha cap referència de les tradicions oposades al cristianisme que desvetllessin aquesta "prova"?


Haurem de preguntar als experts.

5 comentaris:

Zoila ha dit...

Jo vaig veure un tros del documental i em vaig preguntar:
- a sant de què després de tants segles? I com tu dius, si va existir una tomba de Jesús, com pot ser que quedés oculta?

I QUÈ?? La meva fe no canviarà.

Jordi Llisterri i Boix ha dit...

Em recomanen amb raó alguns post interessants sobre el tema.

http://blogs.periodistadigital.com/antoniopinero.php/2007/02/28/p77611#more77611
http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2007/02/27/p77249#more77249
http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2007/02/28/p77495#more77495

Copio aquí conclusió de Xabier Picaza:
4. Conclusiones. Sentido histórico y teológico.
Estos son los textos básicos sobre la tumba vacía, que la Iglesia ha transmitido no como prueba histórica de la resurrección, como signo de una fe pascual, que ella confiesa ya por su experiencia de las apariciones. Lógicamente, esos textos poseen más valor simbólico que histórico. Por eso, en un plano de biología debemos tener mucha sobriedad, pues resulta difícil alcanzar conclusiones fiables. Con los medios de la exégesis, parece imposible afirmar que Jesús tuvo un entierro honorable y que su tumba (propia de un rico y famoso judío) se encontró vacía. Resulta más probable que fuera enterrado como un ajusticiado político peligroso y que ninguno de los suyos pudiera llegar hasta su tumba (que era maldita, quizá protegida por una prohibición), distinguiendo su cadáver y separándolo de los demás crucificados o ajusticiados, que se iban consumiendo sin honor.
Interpretando la experiencia pascual de un modo distinto al que le ha dado la gran tradición de la iglesia, los evangelistas, a partir de Marcos, han querido atribuir a Jesús una tumba honorable y rica, siguiendo quizá una tendencia de la iglesia de Jerusalén que esperaba su vuelta inmediata precisamente allí, en el lugar de su sepultura. Pero, de forma sorprende, ellos no han evocado esa tumba para fundarse en ella, sino para negar su valor, diciendo que Jesús resucitado no se encuentra allí (ni vendrá desde la tumba a culminar su obra), sino que está presente en su mensaje. Pues bien, nosotros, que hemos superado esa polémica sobre Jerusalén o la misión de los gentiles, nos sentimos más a gusto con un Jesús que ha sido enterrado en una fosa común, con otros muchos crucificados y expulsados de la sociedad. Nos parece que así culmina mejor su mensaje: se puso de parte de los pobres y expulsados; con ellos, con los crucificados de la historia, en una “fosa impura”, entre cuerpos de crucificados, ha terminado su historia externa.
Esta visión de la tumba concuerda con la opción de Jesús a favor de excluidos e impuros. Por ellos ha muerto, con ellos ha sido enterrado. En este sentido puede recuperarse el signo de la apertura pascual de esa tumba, que aparece como principio de esperanza para todos los excluidos y expulsados de la humanidad. Así puede leerse el relato simbólico de Mt 28, 1-4 (y el despliegue más extenso del Evangelio apócrifo de Pedro), que evocan la acción escatológica de Dios, que ha empezado a romper las tumbas de la vieja historia de muerte, para ofrecer de esa manera una esperanza a los crucificados y muertos de la historia (cf. Mt 27, 51-53). No sabemos qué pasó físicamente con su cadáver. Pero la tradición que él “bajó a los infiernos”, entró hasta el fin en el reino de la podredumbre y muerte, para iniciar desde allí un camino de pascua, que la iglesia celebra, mientras espera la resurrección final de los cuerpos, con el de Jesús, germen de vida en medio de la muerte (cf. 1 Per 3,18-22).
Histórica y teológicamente, pensamos que no debe hablarse de una “desaparición físico-biológica” del cuerpo. Parece más coherente y probable que el cadáver de Jesús sufriera un proceso de descomposición, igual que los cadáveres de otros ajusticiados. Desde ese fondo puede y debe proclamarse el mensaje pascual de la resurrección “al tercer día” (al final del tiempo viejo), cuando todos los cuerpos resuciten, de manera que culmine al fin la historia de la creación, como afirma 1 Cor 15 y como indicaremos en el próximo apartado. Ciertamente, podemos y debemos añadir que Marcos 15, 42-16, 8 puede evocar un hecho histórico (las mujeres hallaron vacía la tumba de Jesús y nadie pudo humanamente explicar lo que pasó con su cadáver, que había desaparecido). Pues bien, aunque tuviéramos la certeza de que a Jesús le enterraron en una tumba honorable, que apareció después vacía (sin que podamos encontrar la causa de ello), debemos añadir que ese dato físico (negativo, intramundano) de una tumba vacía no sería prueba de la resurrección de Jesús, que sólo tiene sentido en un plano creyente, de fe y esperanza escatológica, es decir, de Conocimiento de la Vida, entendida como don que se recibe y entrega, de forma que el hombre se vuelve persona por gracia y alcanza su propia identidad en ella, a través de una mutación que desborda los límites del tiempo y la corporalidad antigua. El nuevo tiempo y espacio personal constituyen la aportación y novedad principal de la pascua cristiana .

Saltimbanquineta ha dit...

Jo no m'amoïno, tampoc, pels "nous" descobriments. Fins i tot de vegades he pensat que si ara de sobte diguessin que Jesús era casat i tenia família això no faria pas trontollar la meva fe i per a mi seguiria essent el Fill de Déu. Dic això perquè hi ha persones que s'esgarrifen davant d'aquesta possibilitat. Sobre el tema de la tomba vaig veure la pel·lícula The Corpse -El Cuerpo- (amb l'Antonio Banderas fent de capellà) i em va fer gràcia el fet que semblava com si els del Vaticà fossin els primers a veure la seva fe trontollar en cas de descobrir dita tomba.

Jaume ha dit...

Hola, fa un parell de setmanes que vaig seguint el teu blog i avui és el primer dia que m'animo a escriure-hi. El fet que podríem anomenar "històric" és el de la tomba buïda i els relats d'aparicions de Jesús després de mort. A partir d'aquí es desenvolupa la fe cristiana i les primeres comunitats. Els blogs sobre estudis bíblics (que en anglès n'hi ha moltíssims) van plens de comentaris sobre el documental del Cameron, generalment amb valoracions negatives. El problema principal no és la devoció del lloc, sinó les possibilitats que una família galilea tinguéssin una tomba de "rics" a la capital, i que sigui anomenat "Jesús fill de Josep" enlloc de "Jesús de Nazaret" com era el costum entre els que no eren originaris de la mateixa localitat, en aquest cas Jerusalem.

jordi_morrós ha dit...

Però el problema de fons és que entre el poble fidel hi ha una cultura religiosa que fa que molts catòlics practicants entenguin el Nou Testament com si fos "The New Jerusalem Times" de l'època, i creure que els relats són com cròniques periodístiques del que s'esdevingué.
I, per cert, heu sentit algun bisbe exclamar-se i proposar solucions per millorar la poca cultura religiosa dels seus fidels? Sobre això no els sentireu gaire, però sobre les famoses hores de l'assignatura de Religió són capaços de convocar manifestacions i tot.